Águilas y Chotacabras, encuentros llenos de emoción

Águila Azor Adornada (Ornate Hawk-Eagle) Spizaetus ornatus

Por: Ángelo Córdova y Carlos Zambrano

En una tarde despejada, mientras observábamos aves desde el Centro de Vida, vimos que se armó una gran conmoción entre los pájaros que se alimentan generalmente en el comedero y de pronto vimos como gran sombra se posó en un árbol justo al frente de nosotros. Ángelo se apresuró a colocar el telescopio y para nuestra sorpresa vimos que había perchado una Águila Azor Adornada, que con más de un metro de envergadura y un poco menos de un kilogramo de peso es quizá uno de los más grandes depredadores que surcan los cielos de Mashpi.

Habita los bosques húmedos tropicales desde la península de Yucatán hasta el sur de Argentina. Puede capturar presas 5 veces mayores a su propio peso, siendo otras aves su principal alimento. Esto explica porque las otras aves que se encontraban en el comedero salieron en veloz fuga o como decimos en Ecuador se hicieron Plumas.

Aunque en estudios realizados sobre su estado de conservación, se pudo apreciar que pueden toleran cierto grado de fragmentación del bosque, es una especie que está casi amenazada, por la pérdida de su hábitat y la cacería.

Búho Moteado(Ciccaba virgata)

Por: Juan Carlos Narváez y Ángello Córdova

Hace un par de noches atrás mientras realizábamos la caminata nocturna muy cerca de la estación de la libélula escuchamos un canto muy particular, al levantar nuestras linternas pudimos apreciar los ojos brillantes de un búho moteado.

Esta ave se la puede encontrar a lo largo de Centro y Sudamérica, y habita una gran variedad de ecosistemas que van desde los bosques secos hasta los bosques lluviosos en las tierras bajas y en las tierras altas llega hasta el bosque nublado. Se alimenta principalmente de mamíferos pequeños como ratones y murciélagos que los atrapa gracias a su gran sentido del oído, también casa insectos que vuelan en la noche, como escarabajos y saltamontes grandes.

Chotacabras colilira, Lyre-tailed Nightjar (Uropsalis lyra)

Por: Juan Carlos Narváez

Si por algo se caracterizan algunas de las aves nocturnas es por su especial capacidad de camuflarse durante el día y así pasar desapercibidas para sus depredadores, este es el caso de los chotacabras. Su plumaje les permite confundirse con las rocas donde generalmente anidan o descansan. Es una especie poco común que habita los riscos y las cuevas de los bosques nublados de los Andes. Se los encuentra desde el sur de Venezuela hasta en noroeste de Argentina.

El nombre Colilira se debe a que los machos exhiben un par de plumas en su cola muy largas que pueden doblar el tamaño de su cuerpo, y las mismas le sirven para poder realizar sus danzas de cortejo y así poder encontrar una pareja.

Las hembras sin embargo carecen de cola larga. Los chotacabras son de hábitos nocturnos y durante el día perchan sobre ramas salidas en los riscos cerca de ríos o zonas abiertas. Una característica muy particular de estas aves es que cazan en la oscuridad de la noche, alimentándose principalmente de polillas y otros insectos voladores. Para poder atraparlos se valen de una adaptación muy especial, se trata de unas plumas modificadas a manera de bigotes que se hallan cerca de su pico y que son sensibles a los movimientos y les avisan cuando un insecto se aproxima, mientras estas vuelan por sobre la copa de los árboles.

Figura 1.- Macho perchado exhibiendo su cola larga.
Figura 2.- hembra perchada. Nótese los bigotes cerca del pico.

En Mashpi podemos encontrar a las hembras anidando a lo largo de la carretera, en especial en la parte alta de la reserva, aunque en algunas ocasiones mientras se camina en el ocaso, se puede ver a los machos volando exhibiendo su larga cola, en especial si nos estamos dirigiendo en dirección al río Laguna.

Culebra caracolera o The graceful snail-eater (Dipsas gracilis)

Por: Ángelo Córdova

Mientras caminábamos de regreso al lodge, tuvimos la oportunidad de encontrarnos a esta culebra caracolera. A esta especie la podemos encontrar al norte de Sudamérica. Es una serpiente no venenosa cuyo principal alimento son las babosas y los caracoles. Tiene sus mandíbulas adaptadas para poder extraer los suaves cuerpos de los caracoles de su caparazón, para esto insertan de manera independiente sus mandíbulas y luego enganchan sus dientes curvos en el cuerpo blando del caracol antes de que se esconda dentro de su caparazón y de manera alternada tiran hasta sacarlo todo. Este comportamiento muestra un comportamiento muy especializado y una dieta rica en gasterópodos. Es una culebra no venenosa de hábitos nocturnos.

Leave Comment

Scroll Up