Avispas parasitoides y colicerda verde; encuentros cercanos con distintas especies

Las avispas parasitoides… todo un cuento de terror

Por: Juan Carlos Narváez D.

Te imaginas ser devorado vivo por un parasito que se alimenta en tu interior, si esto te asusta quizá no quieras ser una oruga en el bosque tropical. En Mashpi existe un tipo de avispas pequeñas que en su mayoría pertenecen a la superfamilia Apocrita dentro del orden Hymenoptera (avispas, abejas y hormigas) que se caracterizan por poner sus huevos sobre las orugas de muchas especies de polillas y mariposas. Una vez que los huevos eclosionan y las larvas salen, ellas ingresas al interior de la oruga y lentamente se van alimentando de los tejidos suaves y grasos de esta hasta que terminan por matarla. Luego de matar al hospedero las larvas salen del cuerpo de la oruga y forman sus crisálidas sobre la misma. El ciclo se completa cuando de las crisálidas salen nuevas avispas listas para atacar otra despreocupada oruga.

Estos parasitoides juegan un papel fundamental ya que controlan las poblaciones de orugas que se alimentan de distintas plantas en el bosque manteniendo el equilibrio necesario para que estas no acaben con todo el follaje. Es por eso que en la actualidad el beneficio va más allá y muchas especies de estas avispas parasitoides son un excelente control biológico en algunas plantaciones. Ciertos tipos de plantas tienen compuestos químicos que son modificados por la saliva de orugas.

Cuando la saliva de una oruga se combina con la savia de la planta se forma un nuevo compuesto aromático que atrae a las avispas parasitoides. La avispa paraliza a la oruga y la usa para depositar sus huevos. Así la oruga no puede terminar su ciclo biológico. Ésta es una forma de mutualismo entre la planta y la avispa y funciona como tal cuando la planta se ve atacada y envía un llamado a la avispa. ​

Chocó Endémico

Por: Juan Carlos Narváez

Chocó Endémico, es una definición que normalmente usamos en Mashpi para referirnos a cualquier organismo que solamente habita en la Bio-región del Chocó, es decir que es único y solo se lo puede encontrar en este lugar. Un buen ejemplo de estas especies únicas que habitan en esta región es el Trogón del Chocó o Blue-tailed Trogon (Trogon comptus). Un ave muy colorida que se alimenta de insectos y frutos pequeños, y que generalmente se lo puede encontrar cerca de la copa de los árboles. Una actividad en la cual es fácil poder observar a esta ave es mientras uno viaja cómodamente sentado en la Libélula.

Colicerda Verde o Green Thorntail (Discosura conversii)

Por: Juan Carlos Narváez

Durante una visita a nuestro Jardín de Colibríes pudimos observar a un Colicerda Verde (Discosura conversii) macho visitando constantemente una de las flores y nos permitió tomar una fotografía de él realizando una de sus funciones más importantes en el bosque como es la polinización.

La que decide la suerte

Por: Juan Carlos Narváez D.

Si te gusta la historia, debes saber que las Parcas de la mitología romana o las Moiras de la mitología griega eran las diosas que personificaban el destino y controlaban metafóricamente el hilo de la vida desde el nacimiento hasta la muerte de cada ser humano. Ellas son tres: Cloto, la hilandera, quien con su rueca y su huso hilaba la hebra de la vida. Láquesis, la qué hecha la suerte, medía con su vara la longitud del hilo de la vida y decidía cuanto vivías. Y Átropos, la inevitable, quien cortaba el hilo y decidía cuando llegaba la hora, eligiendo la forma como cada hombre moría.

En Mashpi tenemos un temido habitante que lleva el nombre de una de estas Moiras, la Verrugosa del Chocó o Lachesis acrochorda, esta serpiente es una de las más venenosas de Sudamérica, y pertenece al grupo de las víboras, siendo la más grande del mundo es su tipo. Su mordedura es letal debido a la gran cantidad de veneno que puede inyectar, pudiendo morder múltiples veces, e inclusive las mordeduras de sus juveniles pueden ser mortales. Debido a que las personas que han sido atacadas por este tipo de víboras han tenido una baja tasa de supervivencia, se escogió este terrible nombre Lachesis, “La que decide la suerte” y determina cuanto vives.

Hace algunas noches atrás Fernando Arias y José Napa gracias a su destreza para caminar por el bosque y a su aguzada visión encontraron una de estas serpientes cruzando la carretera y lograron grabar un video que quisieron compartir con nosotros.

Leave Comment

Scroll Up