lizard-mashpi-anolis-chloris-1024x683.jpg

El mundo de las lagartijas, los Saurios, es enorme, con alrededor de 6000 especies en la tierra que han poblado cada rinconcito del planeta desde hace alrededor de 220 millones de años. El suborden Squamata, donde se encuentran los Saurios, está compuesto de muchísimas familias que incluyen a todo tipo de lagartijas, incluso unas muy grandes-dragones-y también a las iguanas.

En el Ecuador se han encontrado 175 especies de Saurios, pertenecientes a 8 familias, y la región tropical del occidente, donde se encuentra la reserva de Mashpi, es la más diversa.

La familia con mayor cantidad de especies – Gymnopthalmidae –está representada por las lagartijas más pequeñas, de las cuales hay alrededor de 4 en Mashpi. Un ejemplo en la lagartija minadora tropical (Echinosaura keyi), una lagartija cafecina que mide hasta 8 cm, es diurna, se encuentra cerca de ríos y esteros con bosques sanos, sin perturbación, y es nativa del Chocó ecuatoriano.

lizard mashpi

Otra familia, que en contraste solamente es representada por una especie en Ecuador, es Cortophanidae, la familia de los basiliscos. Su único representante, nativo del noroccidente y que también se encuentra en Mashpi es el basilisco de occidente (Basiliscus galeritus). Es muy común y también llamativo – la única lagartija con una tremenda cresa – pero aun así muy tímido y escurridizo. Para esconderse e huir de cualquier observador suele clavarse al fondo de esteros, o también puede correr, como por arte de magia, sobre el agua.

Las anolis son lagartijas diversas y fáciles de ver en el país. Esta es la familia Dactyloidea, con 37 especies en el Ecuador y alrededor de 10 en la reserva de Mashpi. Las lagartijas de esta familia, de multiples colores, se caracterizan por tener almohadillas en sus dedos. A pesas de ser fáciles de observar ya que son diurnas, muy llamativas, y en la noche duermen pegadas a hojas y troncos, poco se conoce sobre sus poblaciones y comportamiento en Sudamérica y en Ecuador. Dos ejemplos de anolis ecuatorianas que comparten la misma geografía –simpátricas- son: La anole de Peracca (Anolis peraccae), que suele encontrarse perchada en los troncos de árboles, camuflándose entre sus colores a musgo y líquenes. La otra especie es la anole lora o camaleón sudamericano gema del Chocó (Anolis chloris) que con su color verde perico también suele ser encontrada perchada en troncos pero a mayor altura en la vegetación.

lizard mashpi nolis peraccae


mammals-mashpi-03-1024x683.jpg

La familia de mustélidos pertenece al orden de los carnívoros – carnivora -, mamíferos muy parecidos a los perros, razón por la que muchas de sus especies son coloquialmente llamadas perros (perro de agua, perro de monte, etc.), caracterizados por sus cuerpos largos, extremadamente ágiles, sus patas cortas y afilados dientes y garras. En el Ecuador existen 7 especies de esta familia y en la reserva de Mashpi se han observado al menos 4 de ellas.

La especie más común y que se puede observar sin duda en Mashpi ya que suele frecuentar comederos para “robar” fruta es el cabeza de mate (Eira barbara). Este carnívoro es parecido a un perro o a una nutria, de color café oscuro, casi negro, pero con la cabeza amarillenta – de ahí viene su nombre – y una mancha blanca grande debajo de la barbilla en el cuello. A pesar de ser fácil de ver es tímido y arisco, sumamente ágil por lo que huye fácilmente ante cualquier susto. Come prácticamente todo, desde pequeños mamíferos hasta frutos, incluso miel de abeja. Se encuentra en bosques maduros, así como en zonas muy intervenidas y deterioradas; sobrevive al ser una especie altamente oportunista. Siempre está en busca de comida, durante el día y durante la noche, en el suelo o en lo alto de los árboles.

Otra especie de esta familia que vive en Mashpi, pero es sumamente difícil de ver es la nutria neotropical de rio (Lontra longicaudis) o perro de agua, perro de río. Esta especie tiene una amplia distribución en el país pero su estado de conservación es vulnerable a causa de la cacería y la destrucción de su muy específico hábitat: los ríos y esteros de aguas rápidas y cristalinas y sus bosques circundantes. Las nutrias necesitan de ríos sanos rodeados de su respectiva vegetación, ya que son habitantes estrictos de los mismos, construyendo sus madrigueras en huecos cerca a los ríos. Se alimentan de peces y a veces de moluscos y crustáceos. Para verlas se necesita tener mucha suerte.


Perezoso_tres_dedos-1024x683.jpg

Los perezosos y los osos hormigueros son animales realmente raros: raros de forma, raros de ver, y raros en el mundo ya que su orden es exclusivo para el continente Americano y ahora desplazados a limitados lugares del mismo. Este orden – Pilosa – está caracterizado por la ausencia de muchos dientes; los pocos que tienen crecen sin parar para toda la vida, sin esmalte y sin la necesidad de tener dientes de leche. Ambos, hormigueros y perezosos, se encuentran en la reserva de Mashpi con algunas especies representándolos.

Los hermosos, pausados y disimulados perezosos son una pieza única de los bosques tropicales Americanos: solamente viven en estos bosques. En el Ecuador hay dos familias de perezosos con tres especies, y la reserva de Mashpi es hogar para dos de esas especies. Los perezosos, con largas garras, son mamíferos especializados a vivir en los árboles donde con extrema lentitud se desplazan, solitarios en busca de hojas, ramas y brotes. Son muy difíciles de ver ya que permanecen quietos y se mueven poca distancia por día, pero además forman parte de escenario del bosque, camuflados entre el verde húmedo del trópico. ¿Cómo logran este excelente camuflaje? Han pactado con algas en un acuerdo de simbiosis: su pelaje provisto de canales es el hábitat idóneo para algas verdes que en agradecimiento por el hogar brindan a los perezosos de un escondite en su propia piel contra cualquier depredador.

El oso perezoso de tres dedos (Bradypus variegatus) se encuentra en Mashpi. Tiene tres largas garras en sus extremidades y puede girar su cabeza 270 grados. Es más abundante que el resto de especies pero se mantiene absolutamente camuflado y quieto entre los árboles, por lo que se necesita de un gran ojo muy observador para encontrarlo.

Perezoso tres dedos2

Los osos hormigueros también tienen dos familias y cuatro especie en el Ecuador, de las que dos están en la reserva de Mashpi. Se caracterizan por tener la cabeza alargado, casi como un tubo, sin dientes, y una pequeña boca por donde sacan la lengua para alimentarse. Les encantan las hormigas y otros insectos que viven en colonias como las termitas y las abejas.

La especie más común en Mashpi es el oso hormiguero de occidente (Tamandua mexicana), el cual es fanático de las termitas. Se encuentra activo durante el día y la noche, en el suelo y en los árboles, muy lento y torpe en su andar. En Mashpi es un frecuente visitante de las cámaras trampa (Link – Proyecto Cámaras Trampa) donde se lo ha observado incluso transportando a sus crías sobre el lomo.


armadillo

Epipedobates_boulengeri-1024x683.jpg

Gracias a un encuentro afortunado en la década de los 70’s, John Daly y sus colaboradores hallaron en la secreción de la piel de una rana venenosa del Ecuador (Epipedobates anthonyi, la rana nodriza de la epibatidina o phantasmal poison frog) un alcaloide llamado epibatidina (Gillis, 2002). Este es un compuesto tóxico que le sirve a las ranas venenosas como mecanismo de defensa, y aunque sus efectos varían al ser ingerido de inocuo a letal, dependiendo de la dosis, en la mayoría de los casos solamente su sabor amargo es suficiente para generar un efecto aversivo en sus depredadores.

Para completar su defensa las ranas venenosas además de los alcaloides en la piel también son de colores brillantes o llamativos (ver figura 1), a esta adaptación se conoce como aposematismo. Tanto la defensa química, como los colores brillantes evolucionaron en conjunto para poder enviar un claro mensaje a sus depredadores, no me comas soy tóxica. Pero todo este mecanismo de defensa no hubiese sido posible si al a par las ranas venenosas no hubieran desarrollado mecanismos para no intoxicarse con su propio veneno. Mientras otros organismos han optado por aislar estos compuestos tóxicos en distintos compartimientos o desintoxicarse metabólicamente, las ranas venenosas han logrado su inmunidad a su veneno al insensibilizar el sitio objetivo de la toxina. Esto quiere decir que, en las ranas venenosas, la epibatidina, que afecta al sistema nervioso de sus depredadores, bloqueando sus receptores de dolor, no les afectaría a ellas. Para que esto no ocurra estas ranas han logrado cambiar el objetivo molecular de la toxina desarrollando aminoácidos de reemplazo que evitan que esta pueda unirse a sus propios receptores nerviosos (Tarvin et al., 2017).

Luego de muchos estudios de los efectos de la epibatidina sobre el sistema nervioso se encontró que este compuesto actúa directamente en los receptores de nicotina-acetilcolina bloqueando el impulso nervioso. Es por esto que este alcaloide puede actuar como un poderoso analgésico, 200 veces más fuerte que la morfina y sin causar efectos adversos, tales como la adicción, ya que al contrario de la morfina este no actúa sobe los receptores opioides (Spande et al., 1992). Por lo cual la epibatidina ha inspirado un sinnúmero de innovaciones en el campo de la farmacología, aunque debido a su toxicidad su desarrollo farmacéutico como analgésico ha sido imposible (Tarvin, 2017).


Dendrobatidae

Figura 1.- Relaciones evolutivas entre algunas ranas venenosas de la familia Dendrobatidae y otros organismos: Las líneas oscuras agrupan solamente las especies de dedrobatidos, las líneas amarillas muestran las especies que utilizan alcaloides para su defensa, mientras que los asteriscos nos indican en cuales se especies se han detectado presencia de epibatidina. Tomado y resumido del artículo de Tarvin et al. (2017). Este gráfico también muestra que las especies tóxicas (con presencia de alcaloides) son llamativas y de colores brillantes.

Un dato curioso que derivó de los estudios sobre las toxinas en las ranas venenosa, fue que, al colectar ciertos individuos para tomar sus muestras de piel, se encontró que a pesar que pertenecían a la misma especie no todos tenían el alcaloide en su piel. Gracias a esto se pudo conocer que estas ranas adquieren su toxicidad del alimento que ingieren, principalmente hormigas y otros insectos que habitan en la hojarasca y en el caso de los Dendrobátidos, hay 800 tipos distintos de alcaloides lipofilicos que provienen de su dieta (Darst et al. 2005, Daly et al., 2005). Lamentablemente en el caso concreto de la epibatidina aún no se ha llegado a detectar cual es la fuente directa de este alcaloide (Angerer 2011).

La epibatidina se encuentra presente en algunas especies de ranas venenosas de los Neotrópicos, en los géneros: Ameerega, Dendrobates (Oophaga) y Epipedobates pertenecientes a la Familia Dendrobatidae (Tarvin, 2017). Siendo este último, el género que más nos interesa, debido que Epipedobates boulengeri (la rana nodriza de Boulenger o Boulenger’s poison frog) es el único miembro de esta familia que habita los bosques de la parte baja de la reserva de Mashpi (Figura 2).

Epipedobates boulengeri

Figura 2.- La rana nodriza de Boulenger o Boulenger ´s poison frog (Epipedobates boulengeri)

Esta es una rana muy pequeña de aproximadamente 18 mm y si se mira detenidamente tiene su espalda algo granular con una coloración que varía entre el rojo y el café oscuro. Habita el occidente del Ecuador y se la puede encontrar en ecosistemas muy variados que van desde los bosques secos hasta los bosques nublados y lluviosos de la Costa., y en Mashpi la podemos encontrar en las partes bajas de la reserva por debajo de los 800 m.s.n.m., prefiere la vegetación herbácea y arbustiva que crece cerca de los ríos sobre la hojarasca o las piedras. Su nombre “rana nodriza” se debe a que tienen cuidado parental y los machos cargan sus renacuajos en la espalda para moverlos de lugar o protegerlos de depredadores. Es una especie diurna, y su dieta es variada, incluye ácaros, coleópteros, dípteros, homópteros y colémbolos, aunque existe una alta preferencia por hormigas (Lötters et al., 2007). Etimológicamente el nombre Epipedobates proviene de dos vocablos griegos epipedos que significa sobre el suelo y bates que significa correr y hace referencia a lo rápido que se pueden mover sobre el suelo, algo que puedo dar testimonio ya que son muy rápidas y escurridizas por lo que son muy difíciles de atrapar. El epíteto específico hace honor al naturalista belga George Boulenger, quien para principios del siglo XX había descrito más de 2500 especies de anfibios, reptiles y peces principalmente.






mariposas_mashpi_5-1024x768.jpg

Por: Anderson Medina

LEPIDOPTERA

Las mariposas forman parte del orden Lepidóptera que significa “alas escamosas” y existen más de 100.000 especies en el mundo. Solamente en el Ecuador existen cerca de las 4.000 especies distintas. La mayoría de estas se encuentran en las zonas tropicales del país como en el bosque nublado de Mashpi Lodge.

Las mariposas tienen cuatro estadios a través de su vida, empiezan como huevo, luego son larvas, se hacen pupas, y finalmente su estadio más conocido es el adulto en el que tienen alas muy coloridas. Las larvas se alimentan de hojas que son de las plantas en las que las mariposas ponen los huevos, estas plantas son específicas para cada especie y se conocen como plantas hospederas.

Cuando son adultas, muchas especies son polinizadoras, ya que estas se alimentan principalmente del néctar de flores. Algunas también se alimentan de frutos. Las mariposas también necesitan alimentarse de minerales que no pueden obtener de las frutas y flores. Es por esto que muchas veces se ven mariposas en el lodo cerca de los ríos o en carne en estado de descomposición.

mariposas mashpi 1
mariposas mashpi 2
mariposas mashpi 3
mariposas mashpi 4

Las mariposas tienen predadores y/o parásitos que afectan su desarrollo en cualquiera de sus estadíos. Es así que también se vuelven parte de la pirámide alimenticia y de la red de energía de los bosques.

Las mariposas se caracterizan por tener alas muy coloridas. Estas son beneficiosas para la selección sexual pero al mismo tiempo las hacen más visibles a los predadores por lo que las mariposas son muy interesantes para entender los diferentes tipos de mimetismos.

Las mariposas son insectos muy interesantes para estudiar ya que cumplen un amplio rango de funciones en el medio ambiente. Además son buenos bio-indicadores, porque son relativamente fáciles de ver e identificar y su presencia muestra que el ecosistema está en equilibrio. Por otro lado resultan muy atractivas ya que algunas especies tienen unos hermosos colores, es esa una de las razones por la cual a la gente les llama mucho la atención cuando hablamos de mariposas. Puedes ver algunas de las especies endémicas del Ecuador en la reserva de Mashpi.

mariposas mashpi 5

Cock_of_the_rock-1024x640.jpg

La selva tiene escondites, tesoros entre la espesura vegetal, nichos especiales entre las quebradas escarpadas y peñas sobre los ríos; el lugar de encuentro para una especie de cotinga, única de los Andes, donde entre el eterno verde saltan manchas chillonas de rojo intenso, en el lugar de cortejo del Gallito de la Peña (Rupicola peruviana).

Las cotingas son una gran familia – Cotingidae – compuesta por una enorme diversidad de formas, colores y especialmente tamaños. Se cree que de todas las aves que se perchan – orden Passeriforme – las cotingas son la familia que está mejor representada en tamaños de cuerpo, con especies haciéndose presentes en todos lo niveles. Esta familia es exclusiva de Centro y Sudamérica con más de 60 especies, las cuales son de un inmenso interés para los pajareros por sus bellísimos colores y formas, pero además porque significan un reto de exploración y camuflaje para poder encontrarlas y observarlas. El gallo de la peña se encuentra entre estos retos.

birds a 02

Esta especie, distribuida desde Venezuela hasta Bolivia en los flancos de los Andes, entre los 500 y 2400 metros sobre el nivel del mar, se caracteriza por tener un marcado dimorfismo sexual y por frecuentar, de forma muy alharaquienta, leks para encontrar pareja. Esto quiere decir que hay grandes diferencias físicas entre machos y hembras, siendo lo machos pomposamente adornados de crestas y de color rojo intenso, increíblemente llamativo, fuego entre el profundo verde; las hembras en cambio tienen un color café más apagado y la cresta más pequeña. Los leks son los lugares donde los machos se reúnen en grupos, en sitios muy vistosos, para lucirse, como una especie de pasarela, y que las hembras los puedan observar y escoger al más chillón, tanto en color y movimiento, como en cantos, para ser su pareja. Todavía no se sabe bien cuál es el beneficio de buscar pareja así, existen muchas hipótesis, al lucirse de manera tan notoria corren el riesgo de llamar la atención de sus depredadores y morir en el intento de atraer a una hembra, pero el hecho es que poder observarlos en los leks, bajo un escondite camuflado para no espantarlos, es un verdadero regalo de la naturaleza.

Estas grades cotingas, con más de 30cm de longitud de cuerpo, se alimentan de frutos e insectos, también hay reportes raros donde se los ha observado comiendo pequeños ratones. Anidan en empinadas peñas, usualmente sobre ríos, escondiendo lo más posible, entre huecos, rocas y cuevas, sus nidos de lodo y saliva. Solamente las hembras empollan los huevos y cuidan de las crías; los machos ponen toda su energía en su hermoso plumaje y en sus complejos bailes y cantos de cortejo para persuadir a la mayor cantidad de hembras; una vez que se han apareado con una gallita que cayó en sus encantos, vuelven al lek para atraer a otra. A pesar de que en los leks son tan llamativos, fuera de ellos son extremadamente tímidos y se encuentran ocultos dentro del bosque e incluso en el suelo. Son famosos y muy populares para el aviturismo, pero aun así mucho de su ecología y comportamiento se desconoce ya que por su timidez fuera de los leks y poco territorialismo no es fácil estudiarlos.

La reserva de Mashpi, como no podía ser de otra manera, también es el hogar para esta hermosa especie. No es fácil de ver. Lograrlo es la gran recompensa para quienes se aventuren a madrugar cuando todavía no se vislumbra el amanecer en el horizonte, caminar a oscuras entre barrancos lodosos y grandes quebradas durante horas y mantener un paciente silencio hasta que reluzcan las manchas rojas en el cielo verde del bosque.

Cock of the rock


Armadillo-Nueve-Bandas1-1024x683.jpg

Los armadillos, criaturas que parecen haber salido de una película de ciencia ficción con sus extraños y su torpeza al andar, son mamíferos pertenecientes únicamente al Nuevo Mudo: el continente Americano. Preparados para una especie de guerra medieval, siempre están vestidos de armadura, dura de cuero, que cubre todo su cuerpo con excepción de sus patas y vientre. Esta armadura los protege, permitiéndolos andar desprevenidos con su corta visión y pésimo oído mientras escarban en la tierra.

Los armadillos son los mamíferos placentados más primitivos de América y pertenecen al orden Cingulata que posee solamente una familia: Dasypodidae. En el Ecuador esta familia está representada por 5 especies de las cuales solamente 2 habitan en el noroccidente ecuatoriano.

Los armadillos son extremadamente llamativos para la ciencia y se los conoce como laboratorios vivientes ya que son capaces de hospedar a ciertas bacterias y protozoarios que causan distintas enfermedades, pero ellos no las padecen. Un ejemplo es la leishmania o también el tripanosoma. Otro ejemplo, introducido por los europeos durante la conquista es la bacteria causante de la lepra. Es una gran incógnita y objeto de estudio para la ciencia el hecho de que pueda portar estas enfermedades en su piel, sangre o carne pero que no sean afligidos por ellas.

Otra rareza que poseen y por la que quizás existe un mayor interés de la ciencia es que suelen tener 4 crías iguales, todas del mismo sexo, clones, bebes que son genéticamente idénticos entre si, un fenómeno que se conoce como poliembrionía.

Los armadillos se alimentan de insectos, invertebrados, hormigas y termitas. Son excelentes excavadores ya que poseen grandes garras en sus cortas patas delanteras y son guiados por un agudo sentido del olfato, pudiendo detectar comida que se encuentra varios centímetros bajo tierra. Son grandes cavadores de huecos e incluso de túneles en ellos donde construyen sus madrigueras. Esto los convierte en aliados para muchas especies ya que controlan la cantidad de insectos e incluso plagas, y además proporcionan refugios para otras especies cuando han abandonado sus madrigueras. Se los caza mucho para utilizar su carne y también su caparazón que se ha convertido en un famoso material para la creación de charangos.

La especie más común en la reserva de Mashpi y en todo el Ecuador es el armadillo de nueve bandas (Dasypus novemcinctus). Estos armadillos son medianos de tamaño y, como su nombre lo indica, con una armadura de 9 bandas las cuales son de carácter óseo. Son nocturnos mayormente y solitarios. Son el único Cingulado que es totalmente omnívoro, alimentándose además de insectos e invertebrados, de hongos, frutos, raíces e incluso pequeños vertebrados como ranas y largatijas, hasta carroña. Suelen ser fáciles de encontrar, con la cabeza metida entre la tierra escarbando con sus garras y son los más comunes visitantes de las cámaras trampas de Mashpi Lodge.

Armadillo Nueve Bandas


Cordyceps_Saltamontes-1024x683.jpg

Hongos manipuladores de mentes

(Cordyceps)

Por: Néstor Paladines

Cuando uno piensa en hongos generalmente se le viene a la mente la imagen de seres pequeños, sencillos e inocentes, que muchas veces son encontrados en potreros abandonados o en nuestra cocina como ingrediente de comidas, pero muy poca gente conoce la existencia de uno de los organismos poseedores de uno de los ciclos de vida más extraordinario en la naturaleza los hongos parásitos de insectos o entomopatógenos. (Ver “Todo está Conectado” parasitismo Cordycesps )

Se estima que existen 1.5 millones de especies de hongos, pero de esta inmensidad “solo” se han descrito 110.000 especies lo cual representa un poco más del 7% del total de las especies del mundo; y de estas 700 especies son reconocidas como patógenos de artrópodos, y de estos la mayoría (400 especies) se encuentra en los trópicos. Dentro de los hongos patógenos hay unos géneros que llaman la atención debido a su ciclo de vida, de estos pertenecen a los géneros: Cordyceps, Ophiocordyceps, Metacordyceps y Elaphocordyceps.

El ciclo de vida de estos hongos es unos de los más increíbles del reino animal, las esporas son esparcidas por el viento, estas caen al suelo donde esperan pacientemente el paso de un desafortunado insecto. Las esporas una vez que han entrado en contacto con el insecto, usan enzimas especializadas que con la ayuda de presión logran traspasar su duro exoesqueleto, una vez dentro del cuerpo las células del hongo se dividen muy rápidamente, en pocas horas alcanzan órganos vitales como el cerebro, es aquí donde se han encontrado un numero significativo de células de hongo después de unos pocos días de la contaminación. En muchos de los casos el siguiente síntoma que experimenta el organismo contaminado es un cambio repentino de su comportamiento normal, algunas veces acompañadas por fuertes convulsiones, esto se ha observado en hormigas que cumplían con sus deberes habituales, como es el buscar alimento, defender de predadores, dar mantenimiento a su hormiguero, etc., dejando repentinamente de hacerlo, y comienzan a caminar fuera de los senderos establecidos deambulando sin un destino claro y sin responder a los estímulos de sus congéneres que se tratan de comunicarse; Ha este estado se lo conoce como “zombi”. Después de un tiempo sin sentido alguno comienzan a trepar sobre la vegetación en busca del lugar que será su última morada.

El mecanismo exacto que causa este comportamiento es fascinante, y recientemente gracias al estudio realizado por Maridel Fredericksena y sus colaboradores (2017) podemos entender mejor como funciona. Ellos pudieron observar que el cuerpo del hongo (micelio) se esparce por el organismo del insecto como células separadas, hasta que de repente estas empiezan a envolver las células musculares (ver video: http://movie-usa.glencoesoftware.com/video/10.1073/pnas.1711673114/video-1 ) conectándose unas con otras a través de microtubos para poder de esta manera controlar los músculos del insecto. Al avanzar el desarrollo del hongo éste empieza a destruir las neuronas rompiendo las conexiones nerviosas entre el cerebro y los músculos del insecto, tomando así el control de su cuerpo. Como lo haría un titiritero con su marioneta, volviendo al insecto un prisionero de su propio cuerpo.

En hormigas contaminadas se ha observado que cuando alcanzan una altura especifica sea esta entre 30-50 cm en relación al suelo, estas buscan la nervadura principal en el envés de la hoja, es aquí donde se aferran fuertemente con sus mandíbulas, de esta forma esperan el ultimo estado de desarrollo del hongo, el cual significara su muerte. En disecciones realizadas a hormigas contaminadas se ha encontrado que lo que causa por la que la hormiga no se puede soltar de la nervadura es que sus músculos mandibulares se han atrofiado debido al hongo y de esta forma la pobre hormiga no se soltara incluso después de su muerte lo que garantiza un lugar seguro para que el hongo continúe con su ciclo de vida.

Después de unos pocos días cuando el insecto ha muerto detrás de su cabeza cerca de su cuello crese muy rápidamente el tallo del hongo (cuerpo fructífero), que después de unos días produce esporas sexuales, estas serán liberadas por el viento, estas viajan de una forma rápida porque tienen la capacidad de flotar en el aire de una forma muy eficaz y así poder infectar a un nuevo insecto, para de esta forma empezar un nuevo su ciclo de vida.

A veces la realidad supera a la ficción, y si antes te aterraban las historias de muertos vivientes (The Walking Dead) o de usurpadores de cuerpos (The Body Snatchers), en Mashpi tenemos estos hongos parásitos principalmente del género Cordycesps que vuelven realidad todas estas historias de miedo.

Cordyceps Avispa

Se deseas conocer más sobre cómo actúan estos hongos puedes consultar el siguiente artículo: Fredericksen, et al. Three-dimensional visualization and a deep-learning model reveal complex fungal parasite networks in behaviorally manipulated ants (http://www.pnas.org/content/114/47/12590.full) o descargar el PDF.


Pajaro-Carpintero-por-Carlos-Morochz-683x1024.jpg

Pájaros carpinteros los hay en todo el planeta. Aquellas aves que taladran todos los días, incansables, en troncos y ramas de todo tipo de madera. Carpinteros son, pues están especializados en abrir huecos y formas hasta en la madera más dura con su potente pico, su herramienta de trabajo.

Pero además están dotados de otras importantes herramientas para sus obras de carpintería. Poseen un mecanismo compuesto de músculos y tendones atrás de su mandíbula que absorbe el “shock” o toda la energía del golpeteo, evitándose daños en su mandíbula y cerebro. Sus bancos de trabajo suelen casi siempre ser verticales y a gran altura, por lo que en vez de un arnés de seguridad cuentan con una adaptación en sus dedos: dos delanteros y dos traseros, lo que les proporciona extra agarre (normalmente las aves tienen tres dedos delanteros y uno trasero permitiéndoles percharse en ramas y no en superficies verticales). Finalmente, las especies grandes, poseen colas rígidas y alargadas que les proveen de un excelente equilibrio mientras con gran fuerza y velocidad abren huecos en la madera.

El objetivo de todo ese trabajo varía. Usualmente están buscando alimento: insectos que pueden estar dentro de la madera podrida de un tronco muerto, o insectos que pueden ser atraídos por los mismo huecos creados en un árbol vivo y sano. También, con el fuerte golpeteo, resonante en el bosque, atraen a sus parejas, como si los árboles fueran grandes tambores con los que pueden hipnotizar a sus parejas y establecer su territorio. Finalmente, con esa gran habilidad, construyen sus nidos, huecos en troncos suaves que luego, cuando ya han cumplido su función para la familia carpintera, también sirven de nidos para muchas otras especies aves que nunca podrían crear esas obras de carpintería.

Así los carpinteros, llenan un espacial puesto del bosque, no solamente son los causantes de incesantes sesiones de tambor, sino que funcionan como depredadores de insectos y controladores y de termitas. Tienen un gran lengua, que luego de perforar los huecos es capaz de entrar hasta lo más profundo de los troncos sacando la mayor cantidad de insectos posible. También puede alimentarse de huevos de otras aves, frutos y de la savia de los árboles. Pero principalmente, son los maestros de obra de los hogares de otras especies como búhos, soterreyes, golondrinas, mosqueros, entre otros oportunistas del trabajo ajeno.

En el Ecuador se han identificado 35 especies de pájaros carpinteros dentro de muchos géneros y familias. De todas estas, 14 se encuentran en el noroccidente ecuatoriano, dentro de 7 familias. A pesar de que suelen ser comunes y fáciles de encontrar por sus constantes golpeteos, siempre es emocionante verlos, dándole y dándole al martillo, con sus llamativos colores, risas y crestas.

Un pájaro carpintero que fácilmente puede ser observado en Mashpi es el Olivodorado (Piculus rubiginosus); un carpintero de mediano tamaño con llamativos colores, brillantes dorados, que resaltan con los rayos del sol entre las ramas del dosel y los troncos de los árboles.

Golden olive Woodpecker mashpi

Carpintero Olivodorado (Piculus rubiginosus) mostrando sus decorado plumado de dorado.

Otra especie que se encuentra en Mashpi, sumamente llamativa y atractiva es el carpintero Carinegro (Melanerpes pucherani). Este carpintero es un adornado de colores que contrastan con la gruesa línea negra en su cara y ojos, y el negro de su espalda y alas. Al igual que las otras especies de su familia – Melanerpes – es ruidoso y por lo tanto muy fácil de encontrar entre los árboles.

CONTÁCTENOS PARA MÁS INFORMACIÓN