western-dwarf-squirrel-1024x683.jpg
Reading Time: 2 minutes

Los roedores – orden Rodentia – son el orden más grande de mamíferos. Su nombre viene de “roer”, ya que eso es básicamente a lo que se dedican, ya sea en semillas, frutos, raíces, troncos, incluso en otros animales. Hay de todos los tamaños, desde pequeñísimos ratones has las capibaras – los roedores más grandes del mundo-. Este grupo de mamíferos tiene una terrible fama, relacionada con suciedad y enfermedades, ¡con ratas!. En el bosque, los roedores son sumamente importantes, cumpliendo con labores tan necesarios como la dispersión de semillas, ya que la mayoría se alimentan de ellas, pero también sirviendo como los primeros eslabones de la cadena alimenticia; son muy abundantes, pues se reproducen como conejos – a pesar de estos últimos no son roedores-, y así son la base alimenticia de mamíferos carnívoros pequeños y grandes, así como también de reptiles como algunas especies de culebras, víboras y corales y de muchas aves, en especial de las rapaces. Sin bien este orden está dominado por los ratones y las ratas, hay otras especies menos conocidas que viven en los bosques del Chocó.

En el Ecuador existen 9 familias de roedores con 106 especies, sin tomar en cuenta las que han sido introducidas por el hombre. En el noroccidente ecuatoriano se han encontrado al menos 30 especies nativas.

En la reserva de Mashpi, una especie de roedor bastante común es la guatusa (Dasyprocta punctata), un pequeño mamífero de cuerpo redondo, cerdas cafés y orejas cortas, un poco más grande que un conejo. Este animal sumamente carismático y desgraciadamente apetecido por los cazadores, juega un papel muy importante en el bosque. Se encarga de dispersar un gran número de semillas, de todo tipo de árboles y palmas. Más interesante aún, cuando abundan los frutos y las semillas en el bosque, tiende a enterrarlas con el afán de volver a ellas posiblemente durante un futuro con escasez, pero en la mayoría de casos olvida los frutos y estos germinan con gran éxito en nueva vida, nuevos árboles para el bosque.

Otro roedor bastante común y muy conocido por el uso de su carne es la guanta (Cuniculus paca), parecida a la guatusa pero más grande y con líneas blancas pintando su cuerpo. Este roedor, nocturno y solitario, también es un gran dispersador de semillas, en especial de frutos de las palmas. Es un excelente nadador, contrario a lo que parecería, y los ríos y fuentes de agua no son un limitante para su libre caminar por el bosque.

Un roedor, propio del Chocó y que puede ser observado con relativa facilidad es la ardilla enana de occidente (Microsciurus mimulus). Como su nombre lo indica, esta ardilla es muy pequeña y rara, con orejitas muy cortas que casi no sobresalen de la cabeza y cola café oscura. A diferencia de la otra especie de ardilla que habita estos bosques, esta enana se alimenta de insectos y artrópodos e incluso del látex de los árboles.

  • 1
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *