[…] Incluso durante la construcción de este magnífico hotel moderno, ni un solo árbol fue talado. El eco-lodge, en realidad, fue construido en el sitio de un antiguo aserradero (incluso se logró construir la Libélula sin tocar un árbol). […]

Responder